Política Junio 7, 2015

Se enfría el oficialismo

Fernando Almeda de Kolina Cafayate

El fervor que mostró el oficialismo de Cafayate durante las últimas elecciones, parece haber quedado en el 17 de mayo. Los discursos grandilocuentes, la participación pública y exposición mediática, perdieron impulso y casi nada queda de la militancia.

Es compresible que la gestión continuará con la misma línea de mando y desarrollo de políticas. Pero, en los próximos cuatros años de mandato, a partir del 10 de diciembre, se espera un brote parecido al de 2011, cuando Almeda fue elegido intendente.

La militancia K, que interpretó la Corriente de Liberación Nacional (Kolina), se mantiene entre los incondicionales cercanos al gabinete y ejecutivo. La Kirchnerista pura empieza a liquidar su participación activa, aunque siempre en las filas de Cristina Fernández.

Desde las elecciones del 17 de mayo el Kirchnerismo nacional y provincial cobró fuerza, aunque gran parte se alejó del esquema complejo que plantea Almeda. Obtuvo una gran cantidad de votos basados en el proyecto de la Presidente Cristina Fernández, pero le reclaman autonomía.

Desde el Ejecutivo Municipal de Cafayate no se han trazado políticas de estado propias. Siguen fielmente el mandato de la actual primer mandataria y las fuerzas que la acompañan. Sin embargo, Cafayate tiene otra dinámica y tecnología de pensamiento.

De la Redacción de Diario Cafayate