Sociedad Enero 1, 2017

Así se festejó 2017

cafayate año nuevo 2017

En Cafayate el recibimiento del año nuevo se celebró, en la mayoría de los hogares,  con la cena que reúne a familiares y amigos. Los platos tradicionales fueron las carnes asadas, platos fríos, sándwiches y arrollados, y como postre, pan dulce, turrones, frutas secas, y helados.

A la media noche se brindó con espumantes torrontés, sidra y champán, y en los barrios y clubes de campo se montaron espectáculos de fuegos de artificio. La Catedral Nuestra Señora del Rosario de Cafayate, confirmó la llegada del año nuevo con el repiquetear de las campanas.

Es común observar que las familias cafayateñas, pasadas las doce, se acercan a la Catedral de Cafayate y a la Plaza 20 de Febrero, donde se encuentran un árbol de navidad y un pesebre de enormes proporciones.

Los fieles católicos utilizan este punto de encuentro común, aunque también lo hacen en las diferentes grutas que se ornamentan especialmente para las fiestas. Las personas rezan juntas y suelen colocar obsequios a modo de ofrenda.

Entre las costumbres fuertes de Cafayate y Valle Calchaquí, se destacan el canto de Villancicos, como una forma musical y poética, armonizada a varias voces, asociada específicamente a la navidad, año nuevo y a los santos reyes visitantes de Jesús de Nazaret.

El cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cafayate, San Juan de Dios, hizo sonar las sirenas de sus vehículos y desde la discoteca, Complejo La Barra, emitieron una luz con un reflector gigante que surcó el cielo con movimientos de izquierda a derecha.

En la madrugada después de los festejos familiares, los jóvenes y adultos visitaron las mesas que se visten en las veredas, para saludarse entre vecinos, y recorrieron el pueblo gustando comidas y bebidas. También se organizaron fiestas en las calles, con música bailable.

Entre las vestimentas, para el recibimiento del nuevo año, muchas personas eligieron vestir ropas de color blanco, como tradición, para atraer “energías positivas”. Los niños se adueñaron de las veredas y jugaron libremente durante la madrugada.

Minutos después de la medianoche se apreciaron baterías de fuegos artificiales, de entre cinco y quince minutos de duración, que iluminaron el cielo de Cafayate, y horas después detonaron una nueva combinación que tomó por sorpresa a los se encontraban fuera.

Muchos jóvenes adultos esperan el amanecer a la vera de los ríos y hay quienes lo hacen en “Los Medanos”, “El Divisadero” y “La Quebrada de las Conchas”, principalmente. En ocasiones las fiestas continúan durante todo el día, de forma ininterrumpida.

Con el amanecer del día, las familias vuelven a reunirse para almorzar y esperan para la representación del pesebre viviente, organizado por el Grupo Scout, que se lleva a cabo en el atrio de la catedral, el lunes 1, a partir de las 21.

De la Redacción de Diario Cafayate