fbpx

Se hizo rico con una netbook del gobierno

A diez años de la gesta Ubuntu, una forma de distribuir, instalar, usar y configurar Linux, un hombre se hizo rico gracias al software libre que trae instalado las computadoras del programa conectar igualdad junto con el sistema operativo Windows. Sin embargo, el 73,5 % de los beneficiaros del plan Conectar Igualdad, no lo utilizan.

La Presidente de la República Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, entregó más de 3 millones de netbooks en todo el país. Es decir que tras cumplirse cuatro años de aplicación en algunos casos, los alumnos deberían estar a la altura de técnicos informáticos que se desarrollan durante tres años seis horas cátedra por semana.

Pero por alguna razón los aspectos fundamentales del proyecto han fracasado en la primera etapa, confirmando que las falencias están siendo analizadas en tiempo real mientras se continúa con la implementación del programa conectar igualdad, hasta alcanzar un promedio de 4 millones de alumnos.

Los estudiantes utilizan las netbook para intereses diversos

gráfico destino netbook encuesta conectar igualdad

La encuesta realizada por Diario Cafayate, demuestra en todos los casos que las nociones básicas sobre informática están articuladas a la propuesta de la visión corporativa del Siglo XXI. Pero la academización de los conocimientos presenta un desorden estructural que no se adapta a los objetivos  del plan.

Es comprensible que la aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), lleven algo más de cuatro años de prueba y error para finalmente conocer cuál es el mejor modelo que se adapta a tamaño desafío. Sin embargo, el entusiasmo por satisfacer las políticas sociales terminarán siendo un callejón sin salida para la aplicación de recursos actualizables.

Una computadora con las mismas características técnicas como las que entrega el Gobierno, tiene un costo aproximado de 2500 pesos. No es una suma significativa para un ordenador portátil; pero ¿qué sucederá cuando familias integradas por más de cuatro estudiantes tengan que costearlas por sus propios medios?

El presupuesto de la inversión debe contemplar a la netbook como una herramienta que garantice la inserción laboral en base a los conocimientos. Esto debería colocar a la Argentina, entre las líderes educativas, al menos del cono sur y Centroamérica; el nivel académico en el país es alto pero inequitativo.

Un caso particular fue el de un grupo de periodistas que comenzó una investigación en 2011, acerca de los resultados que podrían lograrse en base a la aplicación del plan de gobierno, que dio como resultado un acontecimiento llamativo. Un joven estudiante logró regalías millonarias tan solo con una netbook del plan.

Consistió en un estudio profundo y una prolija aplicación sobre las posibilidades de generar dinero a través de la web. El adolescente, sin saberlo, dio con una fórmula que terminaría en manos de un allegado y su posterior traspaso a un grupo consultora de altísimo nivel y prestigio en Latinoamérica.

Un dato aún más curioso es que en el caso particular del estudiante, toda su aplicación se basó en un 80 por ciento con el sistema operativo Linux y a través de este, los intereses que respalda la encuesta: música, red social, mailing, chat; pero por sobre todas las cosas, un profundo estudio de base sobre la aplicación a todos estos.

De un total de 3.500.000 beneficiarios solo 1200 se atrevieron a desafiar los límites de la programación. El 0,04 % representa el porcentaje total de una primera camada de posibles futuros programadores en cuatro años de inversión educativa con un costo superior a los 500 millones de pesos por año en netbooks.

La cifra no es dispar si se tiene en cuenta que el gobierno nacional asegura haber invertido en educación más de 22 mil millones de pesos. Con 825 mil educadores en los niveles primarios y secundarios y 150 mil universitarios, más casi 12 millones de alumnos repartidos en 42 mil establecimientos educativos.

Es decir que de un resultado imprudente se desprende que el gobierno repartió federalmente 1696 pesos entre alumnos, maestros y profesores. Resulta curioso que si una netbook fue facturada en 2617 pesos, entonces se deba presumir un saldo negativo de 921 pesos del presupuesto destinado a Educación. Pero el dinero de las netbooks es financiado por ANSES.

De la Redacción de Diario Cafayate