Economía Julio 16, 2016

Nueva tasación valora hectáreas en Cafayate a U$S 95 mil

Cafayate hectáreas Pernod Ricard

Un estudio de factibilidad tasó en 95 mil dólares la hectárea en Cafayate. Las mismas pertenecen a la zona que disputan la Municipalidad y Pernod Ricard. La estimación corresponde a la proyección de una eventual zona urbana a valores de mercado.

El dilema que se les presenta a las autoridades de Cafayate y de Pernod Ricard es qué hacer con las 32 hectáreas. Una parte prefiere acudir a la valuación de mercado de zona urbana y la otra a la fiscal de zona rural.

La tasación aproximada de la hectárea como zona rural es de U$S 15.000; como zona urbana de U$S 95.000. La diferencia entre la primera y la segunda valoración es de 6,3. Igualmente, lo que prevalece es la incertidumbre frente a las dos evaluaciones.

Existe una brecha entre el valor del m2 (metro cuadrado) en zona urbana y el valor de la Ha (hectárea) en zona rural. Las inversiones tradicionales en bienes inmuebles, en términos económicos reales, no compensan esa grieta.

Pero la gran desventaja política, para la sociedad cafayateña, se debe a que el escenario, frente a un eventual proceso judicial, complicaría la apreciación de las casi 32 hectáreas, afectándolas a una valoración fiscal o rural.

Para la Compañía Argentina de Tierras, el valor promedio de la hectárea en la zona rural de Cafayate es de U$S 11.000. Para el Estudio Fortunato el valor promedio de la hectárea en la zona urbana de Cafayate es de U$S 86.000.

En Cafayate se venden terrenos en zonas urbanas céntricas a razón de U$S 67 el m2, en zonas urbanas periféricas a U$S 48 y en zonas fuera del ejido urbano a U$S 23. Hay precios de referencia pero no establecidos por los corredores inmobiliarios.

En zonas rurales los campos se venden en promedio a U$S 8.000 la hectárea, aunque el precio puede variar dependiendo de la cantidad de unidades que se adquieran; generalmente la compra de menores superficies acarrea mayores costos.

Los registros de los precios de compra – venta de campos en las localidades de San Carlos, Cafayate y Tolombón, constan en los comunicados específicos de las inmobiliarias Leporé, Pignattaro y Toribio Achaval.

El gobierno de Cafayate empezó a acelerar las negociaciones con la empresa Pernod Ricard, que cobró un ritmo superior en los últimos tres meses, ya que temen que el fracaso del preacuerdo desgaste las conversaciones extrajudiciales.

El preacuerdo supone un entendimiento entre las partes y fija pautas claras. Las ofertas de Pernod Ricard son: el canje de una superficie por otra de igual medida, con condiciones geofísicas desfavorables o la compra a valor de mercado como zona rural.

En el caso de Cafayate convendría comprar desarrollos urbanos y financiarlos en 48 cuotas; para esto el gobierno debería entrar en la vía judicial, recuperando la pista de aterrizaje y luego amparándose para lograr la disolución del cargo.

El intendente y los conejales no gozan de tiempo. El Ejecutivo y Legislativo terminan su mandato en diciembre de 2019 y no hay lugar para soportar una calificación de locos. Los antecedentes le dan la razón al gobierno municipal.

El control económico de las 32 hectáreas es actualmente de Pernod Ricard. La propiedad de la pista de aterrizaje de la Municipalidad de Cafayate. El Ejecutivo y Legislativo podrían intimar a la empresa y buscar apoyo en los gobiernos de Provincia y Nación.

Pero los líderes provincial y nacional no quieren tapas incómodas en los diarios. No quieren sufrir daños a su reputación a ocho meses de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias de 2017.

De la Redacción de Diario Cafayate