Cultura Enero 22, 2019

Terapia Floral en Cafayate

Terapia Floral Cafayate

Edward Bach fue un médico inglés nacido a fines de 1800, fue bacteriólogo, cirujano, patólogo y homeópata, llevando consigo siempre las dos preguntas que atravesaron su vida: ¿qué es la vida y qué es curar?
Estas dos preguntas eran las impulsoras de todas sus investigaciones hasta que se adentró al mundo de la Homeopatía y reconoció el poder sanador en las plantas, puntualmente en las flores.

¿Por qué nos enfermamos? Bach afirmaba que “la enfermedad no es material en su origen”, que ocurría debido a un desequilibrio entre Alma y mente, generando primero emociones negativas (rabia, dolor, ira, angustia, miedo, incertidumbre) para luego manifestarse en el cuerpo físico a través de dolores o enfermedades.

Así fue como en conexión plena con la Naturaleza y experimentando con él y sus pacientes, creó la Terapia Floral, un sistema terapéutico que incluye 37 esencias florales y una esencia de agua, con poderes terapéuticos de la montaña, a las que le corresponde una emoción.

Algunas de las flores utilizadas por Bach podemos encontrarlas en Cafayate: la Vid, Álamo, Achicoria, Manzano, Nogal, Pino, Rosa, Sauce; las cuales podemos encontrar en el cerro o en los jardines del pueblo. Si bien Bach utilizó plantas silvestres, el poder de la naturaleza existe también en nuestro jardín.

¿Cómo sanamos con la Terapia Floral? Citando a su creador la cura no debe centrarse en el cuerpo físico sino que debe ser una curación mental y espiritual, enfocada en tres cosas:

Restablecer la armonía entre mente y Alma.
Erradicar la auténtica causa de la enfermedad, la emoción desequilibrada y perjudicial.
Completar la curación utilizando medios físicos allí donde ocurre el daño.

En la Terapia Floral partimos del síntoma (sea físico, mental o emocional) buscando la emoción desequilibrada que generó la dolencia. Muchas veces en esta búsqueda vemos que hay otras emociones que la atraviesan y como una cebolla vamos equilibrando capa por capa acompañados del preparado que cada uno necesita para llegar a la raíz.

En este camino la persona va tomando conocimiento de sí mismo, de los aspectos a transformar de su carácter y de sus virtudes positivas. Ya que, como decía Bach, “nuestro paso por esta vida tiene por único objetivo obtener todo el conocimiento y la experiencia que pueda lograrse a lo largo de la existencia terrena, para desarrollar las virtudes que nos faltan y para borrar de nosotros todo lo malo que haya, avanzando de este modo hacia el perfeccionamiento de nuestras naturalezas.”

Flor Mariani – Terapeuta Floral – Facebook – Terapia Floral Integral – Cafayate

Fuentes: “La Terapia del Dr. Bach – Extracto del libro FLORES DE BACH” – Rogelio Demarchi
“Cúrese Usted Mismo” – Edward Bach