Cultura Septiembre 30, 2017

Tolombón

tolombon pueblo de cafayate

CAFAYATE (redacción) – Terminada la última guerra calchaquí, y extraídos de sus tierras vallistas, el pueblo de Tolombón y su encomienda fueron entregados en merced a Pedro Martínez Iriarte por los servicios brindados a la Corona.

Al principio recibió la mitad de la encomienda, pero hacia 1750, este ya había unificado a todo el pueblo de Tolombón bajo, que a la sazón el lugar estaba emplazado en el faldeo del cerro, no en el lugar actual.

Dos años más tarde, este fue denunciado ante la justicia por los naturales de esta parcialidad calchaquí, por no cumplir con sus obligaciones con los originarios, hasta quedar el pueblo sin ningún natural.

Ante esta situación, en 1679, los Tolombones adquirieron tierras colindantes a las de Martínez Iriarte, compradas a Doña María Campusano, en $625, y se asentaron en ellas, con intervención del mismo Alonso Mercado y Villacorta, que los ayudó a reunir el dinero acordado.

En 1779 los naturales Tolombones eran dueños de la tierra, de nueve leguas de frente por siete de fondo, en las que se criaban haciendas vacuna, ovina y cabría.

Martínez Iriarte celebrara contratos de arriendo de las tierras de los originarios como si le pertenecieran a él, lo que los naturales denunciaron reiteradas prevaricaciones en su posesión y acciones de despojo por parte de éste.

Los representantes originarios presentaron títulos que los acreditaban como propietarios; Martínez de Iriarte por su parte, no tenía ninguna documentación que los avalara como tal, por lo que se le ordenó abandonar las tierras ocupadas.

Bajo la orden de no perturbar a la comunidad originaria y de no alterar la legalidad de la posesión de las tierras en cuestión, intervino en un litigio, aparte de las autoridades civiles, el obispo de la provincia de Tucumán.

A fines del sigloXIX, se originó un grupo reducido de Tolombones y la organización del poblado, en cuadrícula, algo cuadrada, edificándose la iglesia, vivienda y plaza, hasta formar la cuadra más densa de entonces.

La imagen patronal del pequeño pueblo, fue adquirida conjuntamente con las imágenes para la iglesia parroquial de Cafayate en 1894 por el Vicario Julián Toscano.

Pasaron muchos años hasta que una vez construida la iglesia, por el sacerdote Manuel Ismael Sueldo, la imagen fuera trasladada a la iglesia de esta localidad.

Al producirse el asentamiento de los hermanos Michel Torino, gran parte del pueblo se transformó en viñedos, con el consecuente reordenamiento de sus habitantes a raíz del redimensionamiento de las tierras.