Editorial Mayo 1, 2020

Angastaco protegió a trabajadores emigrados de su comunidad

puente de Angastaco

gestión y política | Por proteger a los trabajadores golondrina varados en La Rioja, el intendente de Angastaco, Carlos Ríos, demostró sus deberes de funcionario público y probó las ideas que lo caracterizan. El Poder Ejecutivo, envió dinero a los emigrados, a través de una red de cobranza.

La actitud del intendente frente a los trabajadores, manifestó consagración y empatía, pero la situación de los emigrados, evidenció la crisis laboral de Angastaco: un pueblo con desempleo que expulsa a sus coterráneos.

Frente a la situación económica de los golondrina, Ríos entendió que debía responder por ese “desamparo”: el de los trabajadores que dejan sus hogares, siguiendo el calendario de cosechas, que para colmo se encuentran varados y sin solvencia.

Cabe destacar que la implementación de la apertura planificada y controlada de los pasos terrestres, para concretar la “repatriación” de los emigrados, tuvo un trato desigual por parte de las autoridades de la provincia de Salta.

Los trabajadores golondrina se fueron por la falta de trabajo y no pudieron volver, pero la municipalidad les envió dinero

El objetivo gerencial y político del intendente Ríos es sustancial, porque ampara a los angastaqueños que al no encontrar trabajo en su pueblo lo debieron abandonar, y porque al mismo tiempo los asiste a pesar de no ser responsable de esa decisión individual.

Y esa actitud es magnífica, sobre todo si se tiene en cuenta que el gobernador Gustavo Sáenz criminalizó y discriminó a un obrero golondrina, enfermo de Covid-19, que intentó regresar a su hogar como clandestino.

Pero Ríos, diferente, logró localizar a sus coterráneos, y aunque se vio impedido de devolverlos a su pueblo, a raíz del excluyente protocolo que decretó la Provincia, procuró una ayuda económica para morigerar el malestar de su estancia en el exilio.

El caso es que los angastaqueños emigraron por la deficiente oferta laboral y la falta de respuesta del pueblo, que significa gobierno, pero que la gestión y la política subsanaron cuando, eventualmente, asumieron su responsabilidad.

Diario Cafayate