República Marzo 25, 2016

La última cena y la muerte

catedral de Cafayate viernes jueves santo

Jesús de Nazaret se reunió con sus discípulos, los doce apóstoles, para compartir el pan y el vino antes de su muerte. Fue entonces la institución del sacramento de la eucaristía, el “cuerpo y la sangre” de Cristo. Además lavó los pies de cada uno de ellos y anticipó la traición de Judas y la negación de Pedro.

Tras la cena, Cristo y los once apóstoles (todo menos Judas) salieron de la ciudad de Jerusalén, para dar lugar a la oración en el huerto de los olivos y el prendimiento de Jesús; todo se inició como la Pasión.

Para comprender mejor

Cuando terminaron de cenar, ya era tarde en la noche.  ¿Qué hicieron Jesús y los Apóstoles después de la Ultima Cena? Jesús quiso irse a orar a un sitio solitario, donde Él siempre iba con sus Apóstoles.  Se llamaba el Huerto de los Olivos, porque allí había muchos árboles de olivo.

Jesús le pidió a tres de sus Apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, que lo acompañaran a orar, porque Él se sentía muy triste y necesitaba su compañía.

¿Por qué Jesús estaría tan triste? Porque sabía que iba a morir y a sufrir mucho al día siguiente, al no más amanecer.

¿Saben qué le sucedió a esos tres Apóstoles?  Se quedaron dormidos, mientras Jesús oraba al Padre.  Y Jesús se los reclamó: ¿No podían ni estar despiertos conmigo aunque fuera por una hora?

¿Cómo oró Jesús al su Padre esa noche? Si es posible, que no tenga que pasar por todo ese sufrimiento, Padre.  Pero Yo quiero hacer lo que Tú deseas de Mí, no lo que Yo quiero.  No se haga mi voluntad, sino tu Voluntad, Padre.

¿Qué sucedió mientras Jesús estaba en la Oración en el Huerto de los Olivos? Vinieron a ponerlo preso.

Y ¿por qué iban a poner preso a Jesús?  Además, ¿cómo sabían que Jesús estaba en ese sitio? Los enemigos de Jesús querían matarlo, porque no les gustaban las cosas que Jesús hacía.  No les gustaban sus milagros.  No les gustaban lo que Jesús enseñaba.  Además, uno de los 12 Apóstoles, llamado Judas Iscariote, se le volteó a Jesús y lo traicionó.  Judas fue el que les dijo a los enemigos de Jesús dónde podrían encontrarlo esa noche.  Como Judas siempre andaba con Jesús, él sabía dónde Jesús a veces pasaba las noches orando.

¿A dónde llevaron preso a Jesús? Lo llevaron ante varias autoridades.  Una muy importante fue Poncio Pilato, que era el Gobernador.  Ese era el que podía ordenar la Crucifixión de Jesús.

Poncio Pilato no lo quería mandar a matar, porque al interrogarlo se dio cuenta que Jesús era inocente de las cosas que decían contra Él. Pero los enemigos de Jesús presionaron mucho a Pilato, le armaron una poblada de gente que pedía a gritos que crucificaran a Jesús.

Poncio Pilato tuvo miedo y terminó condenándolo a pesar de que sabía que era inocente. Y así, Jesús fue condenado a morir crucificado en una Cruz.

¿Qué le hicieron a Jesús antes de llevarlo a crucificar?

Primero lo azotaron en todo su cuerpo.  Luego le pusieron una corona de espinas en su cabeza, para burlarse de Él, porque se decía que Jesús era el Rey de los Judíos.

La Sangre de Jesús comenzó a derramarse por los azotes fortísimos que recibió en todo su cuerpo y por las espinas que tenía clavada en su frente y en su cabeza.

¿Cómo lo llevaron a crucificar? Le pusieron la Cruz en sus hombros y lo empujaban y golpeaban para que subiera la cuesta para llegar al sitio de la Crucifixión. En la mitad de la subida casi se le queda muerto, pero pasaba por allí un desconocido a quien obligaron a que cargara la Cruz con Jesús.  Ese fue Simón de Cirene y él ayudó a Jesús a llevar la Cruz hasta el Calvario.

¿Cómo lo crucificaron? Le clavaron las manos y los dos pies con unos clavos inmensos que traspasaban cada una de sus manos y otro clavo que traspasaba los dos pies juntos para sostenerlos contra el madero de la Cruz. Luego clavaron la Cruz en el suelo.  Jesús sufría muchísimo, hasta que murió desangrado y asfixiado.

¿Qué sucedió en el momento de la muerte de Jesús? Jesús dio un grito fuerte.  Murió y hubo un terremoto y una oscuridad como de noche, a pesar de que su muerte fue a las 3 de la tarde. Al pie de la Cruz viéndolo morir estaba la Santísima Virgen María, su Madre, algunas mujeres que siempre lo acompañaban, y de los Apóstoles, sólo San Juan.

Había otras personas, la mayoría eran los que se ocuparon de apresarlo y crucificarlo.  Pero por las cosas que sucedieron al morir Jesús, algunas de esas personas se dieron cuenta que Jesús era verdaderamente el Hijo de Dios.

¿Qué hicieron con el cuerpo de Jesús? Había un amigo secreto de Jesús que tenía un sepulcro allí cerca.  Se llamaba José de Arimatea.  Junto con la Virgen, San Juan, las mujeres y otro amigo de Jesús llamado Nicodemo, sepultaron a Jesús. Los sepulcros de esa época no eran como las tumbas de ahora, sino como cuevas que se abrían en las montañas.  Y adentro sobre una especie de mesa se ponía el cuerpo del difunto. Las autoridades pusieron una piedra pesadísima para tapar la entrada del sepulcro de Jesús, porque temían que alguien se robara su cuerpo.  Y pusieron una guardia permanente de soldados romanos.

¿Por qué tanta guardia en la tumba de Jesús? Porque Jesús había dicho que Él iba a morir, pero que al tercer día iba a resucitar.

De la Redacción de Diario Cafayate