Política Diciembre 17, 2014

Una medida de fuerza en Cafayate que afecta los gobiernos de Almeda y Urtubey

paro de empleados municipales en cafayate por falta de pago de sueldos

Los empleados municipales de Cafayate comenzaron con una asamblea permanente, que resultó en paro, el miércoles a las 7.30. En consecuencia, los trabajadores no prestaron servicios de recolección de residuos, barrido y limpieza.

Los municipales reclaman el pago de la primera cuota, de un total de dos, del plus de fin de año, que asciende a 1125 pesos por cada una, y que fue acodada bajo compromiso firmado por el Ejecutivo y homologada por el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Salta, hace dos meses.

A la medida de fuerza se suma otro pedido, relacionado con la liquidación de las horas extra, que los empleados de Cafayate prestaron durante el segundo semestre del año. El pago total de salarios de la planta municipal alcanza los 2 millones de pesos por mes.

Según informaron miembros de la ATE (Asociación Trabajadores del Estado), el acatamiento a la medida de fuerza fue superior al 90 por ciento y destacaron, que ésta es tan sólo la primera jornada de protesta, en alusión al posible fortalecimiento de la misma en días posteriores.

El delegado de la ATE Cafayate, Jorge Vidal López, acusó al Ejecutivo de incumplir de manera permanente, y denunció que se aplicaron descuentos por presentismo en las liquidaciones salariales anteriores, cuando en realidad, lo que se consideró un ausencia, fue una asamblea.

Mientras los empleados municipales discutían en reunión, Emilia Camacho, Secretaria de Gobierno de Cafayate, criticó con dureza la medida aludiendo a que la misma se trataba de un paro encubierto. Entonces, la Asamblea dictaminó la no prestación de servicios a la comuna.

El quid de la cuestión

Hace dos meses el Gobierno Municipal de Cafayate, junto al Ministerio de Trabajo de Salta, fijaron el pago de un plus de fin de año para los empleados municipales, en tres cuotas de 833,34 pesos. Sin embargo, desde los gremios presionaron para que el desembolso se hiciera en dos entregas de 1125 pesos, y ambas partes aceptaron.

Una de las condiciones fue que la primera cancelación se efectuara junto al sueldo de noviembre. De cualquier modo, no sucedió. El Intendente Almeda explicó por entonces que tenía dificultades financieras y solicitó a los representantes de los gremios una prórroga hasta el 15 de diciembre, la asociación aceptó, aunque tampoco se le depositaron los haberes en esta ocasión.

Frente a los compromisos que debe honrar el Ejecutivo, el pago de sueldos a los municipales, frecuentemente presenta inconvenientes. Lo cierto es que la gran evasión fiscal que existe en Cafayate es uno de los detonantes, junto con la pésima política de coparticipación nacional y provincial de los Gobiernos de Cristina Fernández y Juan Manuel Urtubey.

De la Redacción de Diario Cafayate