Editorial Abril 10, 2016

Urtubey no quiere a Scioli para la conducción del PJ

Juan Manuel Urtubey gobernador de Salta en Cafayate

El gobernador de la Provincia de Salta, Juan Manuel Urtubey, aseguró que Daniel Scioli no puede conducir el Partido Justicialista porque perdió las elecciones presidenciales, a pesar que durante la carrera electoral trabajaron juntos por el triunfo del FPV (Frente para la Victoria).

Paralelamente, el gobernador salteño se encargó de aclarar que la relación con el kirchnerismo se había terminado cuando la administración de la ex presidente de la Nación, Cristina Fernández, congeló el envío de fondos a la provincia.

Urtubey considera que el ex gobernador de San Juan, José Luis Gioja, es el indicado para la futura conducción del Partido Justicialista, insiste en que “el kirchnerismo no tiene futuro”, y deja en claro que presidir el PJ no es de su interés.

Pero justo cuando se aproximaban las elecciones en el PJ, pactadas para el 8 de mayo, apareció el peronista y ex presidente de la Nación, Eduardo Duhalde, quien logró la intervención del justicialismo ante las presuntas irregularidades y violaciones a la carta orgánica partidaria.

Entonces, Duhalde recibe primero al gobernador, Juan Manuel Urtubey, y segundo al diputado nacional, Diego Bossio, para comunicarles que el justicialismo “no puede realizar las próximas elecciones” porque el partido “debe ser intervenido”.

Quien fuera el mentor del ex presidente Néstor Kirchner, dijo que “cuando el peronismo está en ebullición” deben juntarse todos y advirtió que existe una profunda “preocupación por la situación interna del partido” a la que calificó como “muy grave”.

Para Duhalde la prioridad es trabajar para los dirigentes que generacionalmente representarán al Partido Justicialista y confía que la mejor elección, en lo inmediato, es el nombramiento de un interventor para normalizar la situación del partido.

Entre los dirigentes peronistas con mayor proyección, Eduardo Duhalde consideró a Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa, Diego Bossio, Daniel Scioli, Omar Perotti y José Manuel de la Sota, aunque reconoció que antes de tomar cualquier decisión debe reconstruirse el PJ.

Cuando Guillermo Moreno, ex funcionario del gobierno kirchnerita, visitó el mes pasado la Provincia de Sala, manifestó su aprecio por Urtubey pero destacó que no era el momento para que condujera al Partido Justicialista.

Por su parte, el gobernador de Salta tiene aspiraciones a la presidencia de la Nación y no necesariamente a las del Partido Justicialista, espacio político que lideró en la Provincia y que le permitió ganar confianza y apoyo a nivel nacional.

En la negativa hacia Scioli como autoridad del PJ, Urtubey dejó ver que la imagen del ex candidato a presidente de la Nación, quedó dañada y asociada al kirchnerismo, del cual el gobernador de Salta se separó rápidamente.

Siete vidas tiene un gato o la tercera es la vencida

“Los peronistas somos como los gatos. Cuando nos oyen gritar creen que nos estamos peleando, pero en realidad nos estamos reproduciendo”, dijo el general Juan Domingo Perón, fundador del partido y ex presidente de la Nación.

Pero ante la crisis abierta en el peronismo, tras su contundente derrota electoral en manos de Daniel Scioli, y el intento del Frente para la Victoria por hacerlo desaparecer, se instalan dos nuevas juventudes que pujan por el liderazgo de la República Argentina.

Perón y Evita abrieron sus brazos a lo que quisieron sumarse al partido peronista y el resultado fue separatista. Néstor y Cristina imitaron esa acción y el desenlace fue similar. La única realidad que puede afrontar el justicialismo en la actualidad es la de retroceder un cuarto de siglo.

De la Redacción de Diario Cafayate