Política Octubre 9, 2015

Este gobierno ya termina

Juan Manuel Urtubey gobernador de Salta sobre los fondos buitre Anibal Fernández y Hebe de Bonafini

El actual gobernador de Salta por el Frente para la Victoria (FpV), Juan Manuel Urtubey, contestó las críticas que recibió desde el sector del kirchnerismo duro. La titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, desautorizaron al funcionario salteño.

Urtubey afirmó que es necesario pagarle a los holdouts o fondos buitre, para recuperar la confianza a nivel internacional y para que el país pueda ingresar nuevamente al mercado de capitales. Fernández y de Bonafini, aseguraron que tales afirmaciones no pertenecen al modelo económico del FpV.

Sin embargo, el primer mandatario salteño, justificó su argumento y aseguró que la Argentina debe pagar porque tiene una mala imagen y ningún organismo o nación, está dispuesta a financiar inversiones en el país.

“Hay muchos integrantes de la actual gestión que no entienden que en dos meses deberán volver a sus casas; este gobierno ya termina”, dijo Urtubey en contestación al jefe de ministros y la titular de madres. Con respecto al posible gobierno de Scioli, aclaró: “Veremos si puedo acompañarlo”.

Convertido en uno de los hombres de confianza de Scioli, Urtubey mantuvo frente a la causa de los holdouts o fondos buitre, una postura similar. Se mostró a favor del pago a éstos aunque bajo condiciones que no pongan en riesgo los intereses nacionales.

Las dos preocupaciones

La batalla entre el Gobierno nacional y los fondos de capital de riesgo, no es para la mirada mundial, una guerra de naturaleza económica. El reclamo hacia las autoridades argentinas, es en base a su comportamiento sobre el cumplimiento de los contratos que, amparados en las leyes, celebraron acuerdo entre las partes.

La comitiva argentina que lleva adelante el caso por los holdouts, apela a la contemplación de la moral, considerando que los tenedores de bonos que quedaron fuera del canje, son especuladores que persiguen intereses espurios, ya que financian la deuda de los países en crisis y luego reclaman tal financiación a valores que rinden porcentajes por mil.

De la Redacción de Diario Cafayate