República Abril 2, 2017

Veteranos y Caídos

ex combatientes guerra de malvinas dia de los caidos y veterano

El 2 de abril de cada años se conmemora el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas, en la República Argentina. Creado por ley, en noviembre de 2000, desde junio de 2006 es un feriado nacional inamovible, por lo cual no puede ser trasladado para conformar un fin de semana largo.

Las Fuerzas Armadas Argentinas desembarcaron en las Islas Malvinas con el objetivo de recuperar ese territorio, arrebatado por el ejército de Inglaterra en 1833, el 2 de abril de 1982, y por tal motivo se debe la elección de esa fecha.

El feriado del 2 de abril existía desde 1983 bajo el nombre de Día de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, creado por ley y trasladable al día hábil siguiente cuando coincidía con una festividad religiosa. Esa celebración se cambiaría al 10 de junio, mediante un decreto.

El Día del Veterano de Guerra en la República Argentina fue declarado por ley nacional el 2 de abril de 1992, siempre en referencia y alusión al desembarco de las Fuerzas Armadas ante el conflicto bélico que mantuvieron las naciones americana y europea.

La Guerra de Malvinas

Es reconocida como un conflicto bélico entre la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que tuvo como escenario a las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

El enfrentamiento armado se desarrolló entre el 2 de abril, día del desembarco argentino en las islas, y el 14 de junio de 1982, fecha en la que ambos países acordaron el cese de hostilidades en Malvinas, aunque estos continuaron por parte de los británicos hasta el 20 de junio.

La guerra se originó cuando la Argentina intentó recuperar la soberanía de las islas, a las que la ONU (Organización de las Naciones Unidas) consideró territorio en litigio entre ambos países, aunque Inglaterra es la que las explota y administra.

El saldo final de la guerra en vidas humanas fue de 649 militares argentinos muertos, 1300 heridos, 11.113 capturados; 255 militares británicos muertos, 755 heridos, 115 capturados y 3 civiles isleños asesinados por error del comando inglés.

La República Argentina asegura que el archipiélago es parte del territorio de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e islas del Atlético Sur, mientras que la ONU continúa considerándolo como territorios con soberanía aún no definida, entre ambos países.

El Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico es conmemorado anualmente cada 10 de junio. Ese mismo día pero de 1829, Luis Vernet fue nombrado Primer Comandante Político Militas de las Malvinas en Puerto Soledad.

Ese nombramiento asentó el mayor antecedente legal en relación con los reclamos argentinos sobre las islas Malvinas en disputa. Fue sancionado por el Congreso Nacional, mediante ley, el 14 de noviembre de 1973.

Treinta testimonios de ex combatientes

Los estudiantes de la Escuela de Periodismo Tea & Deportea, Rosaco, Ainchil, Sanchez y Pugliese, lograron copilar treinta testimonios de ex combatientes de la Guerra de Malvinas y sintetizarlos en frases con diferentes opiniones.movie Her trailer

“Ante todo fue un error, la guerra no beneficia a nadie, son negocios, la gente es lo de menos”. Gustavo Tellini. Empleado del Centro de ex Combatientes de Malvinas de Lomas de Zamora.

“Al momento de la guerra, si bien había mucho alimento, no estaba bien repartido estratégicamente.”
Nicolás Cañete, asesor en el Departamento de Veteranos de Guerra de Avellaneda.

“Fui herido en combate y, por ser uno de los que estaba en primera línea, caí prisionero. En ese momento no estás preparado para ver caer bombas ni ver muertos al lado tuyo.”
Lorenzo Caza, asesor en el Departamento de Veteranos de Guerra de Malvinas.

“Antes de llegar a Malvinas apenas había tirado tres tiros; yo caí prisionero de guerra y los ingleses no podían creer que nosotros, con dieciocho años, fuéramos los soldados.”
Orlando Mazzitelli, asesor en el Departamento de Veteranos de Guerra de Malvinas.

“Antes de la guerra yo era feliz; para mí fue un error militar, no estábamos preparados para tomar las islas.”
Eduardo Fidel Bringas, entrenador de vóley en Avellaneda.
“Para mí, la guerra fue cumplir con un deber que me inculcaron en la primaria, fue defender nuestra soberanía en las islas.”
Jorge Daniel Seataro, escritor.

“La guerra fue un plan estratégico para la recuperación de las islas, pero no tendría que haber ocurrido.”
Walter Militari, empleado administrativo.

“La guerra fue un quiebre en mi vida; los primeros días era como ir de campamento, pero después del 1º de mayo sentí mucho miedo.”
Héctor Sbaclia, empleado administrativo del Centro de Veteranos de Guerra de Lanús.
“Fue un orgullo haber participado en Malvinas en defensa del territorio, una gran emoción.”
Juan Carlos Ianuzzo, secretario de la Asociación de Veteranos de Guerra de Malvinas.
“Malvinas fue una mezcla de orgullo por haber participado; y de horror, por lo que costó.”
Omar Felis, docente de informática.

“Si bien fue una causa justa, la guerra no se la deseo a nadie. No es bueno para un país.”
Rubén Darío Martinelli, tesorero del Centro de Veteranos de Malvinas de La Matanza.

“La guerra fue un infierno en carne propia; no debería existir la palabra en el diccionario.”
Antonio Mancuso. Área de Informática del Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas de La Matanza.

“La guerra fue muy cruda. Aunque uno se prepare, ante todo es una persona, con mucho miedo.”
Daniel Hugo Seffino, colaborador en la Asociación de Veteranos de Guerra de Malvinas.

“Antes de la guerra, para mí las Malvinas ni existían. Eran algo remoto, lejano, no se hababa ni en la escuela. Eran como la Antártida.”
Darío Montoya, empleado administrativo.

“Ir a las Islas Malvinas significó haber sido partícipe de una gesta histórica, pero lamentablemente organizada por la peor dictadura que asoló a la Argentina, por lo que me queda una sensación ambigua.”
Marcelo Rosasco, periodista y docente.

“(La guerra) Es una herida abierta que me marcó para toda la vida. Con el tiempo aprendí a convivir con el dolor, ahora me lo tomo más tranquilo. Fue cruel y muy doloroso.”
Cristian Sirouyan, periodista.

“En la guerra pierden todos, es terrible y hay que evitarla. Fue una entrega personal por reintegrar las Malvinas a la soberanía nacional.”
Washington Bárcena, capitán de navío del destructor Bouchard, doctor en Ciencia Política.

“Me siento muy orgulloso de haber formado parte de la recuperación de las islas. Todavía continúa el anhelo de recuperarlas.”
Ramón Segura, fue tripulante del destructor Bouchard; enfermero.

“Solo uno puede sentir cada uno de los momentos vividos, y es muy difícil de expresar con palabras cada uno de ellos. Hay que seguir pidiendo por las Malvinas.”
Juan Carlos Zamudio, fue tripulante del destructor Bouchard; policía.

“Fue un despropósito estratégicamente. Yo estaba de guardia (a bordo) cuando hundieron el crucero General Belgrano, y lo vivimos con mucha intensidad.”
Eugenio Facchin, fue tripulante del destructor Bouchard; asesor de seguridad náutica antártica.

“Fue algo inesperado, que vivimos con entusiasmo y sabiduría. Pensando en la familia que había quedado en nuestra ciudad natal.”
Juan Sarome, fue tripulante del destructor Bouchard; pensionado.

“Cuando nos tocó combatir éramos un equipo defendiendo la bandera. Para nosotros, no es una isla, es como una provincia más.”
Carlos Pinnola, fue tripulante del destructor Bouchard; portero de escuela.

“Era mi tarea, fue un orgullo haber participado, y lo hice con el mayor profesionalismo. Era mi vocación, por la cuál cobraba sueldo.”
Rubén Rosas, fue tripulante del destructor Bouchard; técnico electrónico.

“No tengo grandes recuerdos, porque yo fui cuando tenía 16 años. No tenía mucha idea de lo que hacía.”
José Luis Lovey, fue tripulante del destructor Bouchard; trabaja en una escuela.

“Yo era muy chico, había cumplido 17 años; no tomé conciencia de lo que hacíamos. Lo hice con un compromiso leal. Con miedo pero feliz por la gente que nos acompañó.”
José Figueredo, fue tripulante del destructor Bouchard; inspector nacional.

“Al principio fue una sorpresa, sentí mucho orgullo y una gran valentía, sin pensar mucho en las consecuencias.”
Horacio Stratta, fue tripulante del destructor Bouchard; trabaja en la División General de Escuelas y es dueño de un complejo turístico.

“Crecí muy rápido durante la guerra. Me queda un sentimiento de impotencia por no poder resolver la situación por la patria. Yo estaba recién casado, y me marcó mucho, es imposible de olvidar.”
Jorge Carlos Vega, fue tripulante del destructor Bouchard; empleado del Ministerio de Educación.

“Fue una mezcla de sensaciones, yo tenía 22 años y me habían dado de baja, pero yo decidí ir. Cuando empezaron los bombardeos la cosa se puso difícil.”
Feliciano Alberto Di Paolo, comerciante.

“Estaba entusiasmado por conocer las Islas, no creíamos que fuera a pasar a mayores. Cuando volvimos nos desilusionamos por no recibir ningún reconocimiento, y eso nos marcó mucho.”
Esteban Juan Tries, miembro del programa del Gobierno de La Ciudad de Buenos Aires para veteranos de guerra.

“Realmente Malvinas significó mucho. Fueron días muy duros allí, pero lo bueno es que logramos defender la soberanía argentina, demostrando que somos realmente fuertes.”
Prefirió no dar su nombre por razones de seguridad; es suboficial mayor en actividad.

De la Redacción de Diario Cafayate