Economía Mayo 24, 2018

La vid de Cafayate en peligro

Hormiga argentina vid Cafayate

Científicos del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) advirtieron a las autoridades y productores de Cafayate, que deben tomar medidas para contener a la “hormiga invasora argentina”, porque pone en peligro a la industria vitivinícola.

Los investigadores de la UNSa (Universidad Nacional de Salta) y de la UBA (Universidad de Buenos Aires) señalaron que se descubrió un “supercolonia” de esta hormiga, en el paraje Yacochuya, y que está “confinada” por una barrera natural de arbustos y sequedad propia del desierto del monte.

“Si avanza el desmonte y la irrigación asociadas a la actividad vitivinícola, podría favorecer su dispersión”, indicó Carolina Paris, del Departamento de Ecología, Genética y Evolución de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

La Linepithema humilde u hormiga invasora argentina no causa daños económicos directos, porque no se alimenta de hojas de vid. Sin embargo, produce un perjuicio indirecto porque protege de enemigos naturales a cochinillas pulgones; verdades plagas que afectan el vigor de la vid y el contenido de tanino de los vinos.

Según el trabajo publicado en la revista “Insects”, la típica vegetación del desierto de monte que funciona como barrera incluye arbustos de jarilla y retama, así como algarrobos, acacias y cardones.

Sin embargo, en los últimos quince años, la cantidad de hectáreas de viñedos en la zona casi se duplicó. “En la zona de Yacochuya, ahora hay un viñedo a sólo doscientos cincuenta metros de la supercolonia”, destacó María Schulze-Sylvester, investigadora del Instituto de la UNSa.

Los científicos están tomando acciones para difundir el problema que la hormiga puede representar para la producción vitivinícola y hortícola. “Recomendamos no extraer leña, tierra ni plantas de la zona; que la franja nativa de vegetación no desaparezca”, enfatizó Paris.

“También le aconsejamos a la gente hacer jardines con plantas nativas, acordes a la zona, es decir que utilicen poca agua. De esta manera, no se generan zonas húmedas donde la hormiga argentina se pueda establecer”, afirmó por su parte Schulze-Sylvester, quien realiza su tesis de doctorado bajo la codirección de Paris.

Además de talleres informativos, los investigadores pondrán disposición de los pobladores una aplicación para el celular que facilitará la identificación de estos insectos.