Economía Febrero 16, 2018

La comunicación y el vino

industria vino y cerveza mercado

En el último año se evidenció una relación directa entre la baja del vino y el alza de la cerveza. Más del 95 % del volumen que perdió la categoría vinos, fue lo que ganó la de cervezas. La transferencia se ubicó en la mitad de la pirámide socio económica, media y baja, que representa más del 60 % de la población.

La media y baja redujeron su consumo  de vino a 1,5 litros y promediaron los 39,5 litros al año. Evidencia que el efecto fue generado tanto por compras más pequeñas, como por una reducción en la frecuencia de las mismas.

El menor volumen para la categoría de vinos fue por la constante disminución en su base de compradores, alcanzando al 64 % de la población de la República Argentina.

El mercado de vino se achicó un 4 % y el de cerveza se agrandó un 5 %. Todos los resultados son con base en los últimos tres años.

La baja del vino y el alza de la cerveza despertaron una discusión sobre la estrategia comunicacional y de marketing en la industria vitivinícola de la Provincia de Mendoza.

La forma de comunicación fue criticada. “Tomaron una bebida popular y la llevaron a un lugar inaccesible”, expresa en un audio, un referente de la industria vitivinícola.

“A la gente que había tomado vino toda la vida le decían que estaba mal, que no lo podían cortar con soda, que no podían tomar con hielo, que no lo podían tomar frío”, continúa.

El público debe captar un mensaje desarrollado, que resulte de un estudio de mercado. Esa técnica debe partir desde el origen hasta el destino. La matriz es la propaganda.

Los medios de comunicación son capaces de influir en la opinión de los potenciales consumidores de una marca, producto o servicio, de manera más económica y con resultados reales.

Modifican la conducta de los clientes permitidos, a través de una propuesta que permite recuperar y conquistar espacios cedidos, e influyen en los hábitos de consumo.

La prensa, radiofonía y televisión digitales, a través de internet, permiten elevar la notoriedad de una marca, para estimular la demanda de bienes, productos y servicios, e identificar como denominación propia a los mismos.

Las agencias de publicidad y anunciantes completan el esquema de los medios de comunicación. Primero, porque son partícipes del desarrollo publicitario. Segundo, porque existen necesidades publicitarias.

En relación al vino, desde la agencia publicitaria Be & Franklin, aseguraron que “la mejor imagen la tendrá la publicidad de ´ Toro´, aunque para muchos continúe siendo un fenómeno y misterio de la industria”.