Sociedad Febrero 8, 2018

El vino y la salud

anciano tomando vino

La ciencia ha demostrado que los adultos que beben cantidades pequeñas o moderadas de alcohol tienen menos probabilidad de padecer una enfermedad cardíaca que aquellas que no beben en lo absoluto o que son bebedores empedernidos.

Sin embargo, las personas que no toman alcohol no deben iniciarse simplemente porque desean evitar el desarrollo de una enfermedad cardíaca.

Existe una fina línea entre el consumo saludable de alcohol y el consumo riesgoso del mismo. No se debe beber con más frecuencia simplemente para bajar el riesgo de contraer una enfermedad cardíaca. Beber más puede causar daño al corazón y al hígado. Las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en personas que consumen alcohol en exceso.

Los proveedores de atención médica recomiendan que si una persona bebe alcohol, tome sólo cantidades pequeñas o moderadas: los hombres, deben reducir el alcohol a una copa o media copa al día y las mujeres a media.

Aunque las investigaciones han descubierto que el alcohol puede ayudar a prevenir enfermedades del corazón, hay formas mucho más efectivas de prevenir estas enfermedades.

Controlar la presión arterial y el colesterol, seguir una dieta saludable baja en grasa y hacer ejercicio, no fumar y mantenerse en un peso ideal, son las indicaciones más preferibles.

Cualquier persona que tenga una enfermedad cardíaca o insuficiencia cardíaca activa debe consultar con un médico antes de beber alcohol. El alcohol puede empeorar la insuficiencia cardíaca y otros problemas del corazón.

El vino proviene de mostos de uva. De acuerdo al tiempo de envejecimiento que se realiza en barricas y en botellas se puede clasificar como una bebida joven, de reserva, o de gran reserva.

Aumenta el nivel de lipoproteínas de alta densidad HDL (colesterol bueno) en la sangre.  Gracias a sus prolifenoles y flavonoides tiene un poder antioxidante, es decir, hace inofensivo el colesterol LDL (malo) al impedir su oxidación.

Posee una acción antibacteriana y antihistamínica, contiene vitaminas que combaten el envejecimiento y ayudan a tener una piel saludable; evita la formación de coágulos, mejora la circulación de sangre en el cerebro y disminuye las inflamaciones.

Aporta minerales y oligoelementos al cuerpo como: magnesio, zinc, litio, calcio, hierro y potasio, ayuda a la digestión de proteínas, por lo que se recomienda acompañarlo con carnes y quesos y controla las infecciones urinarias.

Baja el riesgo de la formación de cálculos renales, disminuye el riesgo de padecer hemorroides, contrarresta las várices y educe la tensión arterial y el nivel de insulina en la sangre.