Cultura Agosto 31, 2017

Beneficios y niveles del Yoga

Yoga Cafayate Ana Julia Sartor

La profesora e instructora de Hatha, Astanga y Kundalini Yoga, Ana Julia Sartor, destacó los beneficios físicos y psíquicos de esa disciplina y los malestares y enfermedades que pueden tratarse por medio de la práctica de la misma.

Sartor enseña que los beneficios de la práctica de Yoga pueden desplegarse en distintos niveles, al tratarse de una disciplina integradora y holística (es decir, que considera al Ser Humano viviendo y desarrollándose en múltiples dimensiones).

“A nivel físico-corporal, la práctica regular posibilita corregir malas posturas, flexibilizar y fortalecer músculos y articulaciones, equilibrar y fortalecer los sistemas corporales en general, aprender a respirar de manera correcta, ampliar la capacidad pulmonar y ayudar a cambiar los malos hábitos de alimentación”, explicó la profesora.

“A nivel mental-emocional-anímico, mejora la concentración y determinación, memoria, fortalece la autoestima, calma ansiedades y miedos, aclara los pensamientos, despierta la intuición, estimula la creatividad y abre el corazón”, agregó.

“A nivel Espiritual, o del Ser, o del ´Sí Mismo´, expande la conciencia, esa parte de nosotros que comprende más allá del pensamiento lógico-analítico ordinario y brinda experiencias internas de Divinidad”, completó la instructora de Hatha, Astanga y Kundalini Yoga.

Las técnicas psicofisiológicas y psicomentales del Yoga pueden ser utilizadas, tanto preventiva como terapéutica y recuperativamente y en el ámbito somático y en el psíquico.

Aunque jamás el Yoga fue concebido como una terapia propiamente dicha, la experiencia ha evidenciado que sus técnicas psicosomáticas benefician enormemente el cuerpo y la mente y previenen contra innumerables trastornos, aumentando la capacidad de resistencia del sistema inmunitario.

“Como método de relajación y ´tranquilización´ es insuperable, su práctica es de enorme efectividad para coordinar armónicamente la unidad psicosomática y mejorar las conexiones del cuerpo con la mente”, destacó la profesora.

El Yoga juega un destacado papel en el campo de la salud corporal y en el de la salud mental.

Las técnicas de estiramiento, de control de la respiración, de relajación y de dominio neuromuscular, resultan de gran eficacia para prevenir y tratar malestares y enfermedades.

Las molestias y padecimientos por artritis, artrosis, reuma, ciática, lumbago, asma, infarto, bronquitis, trastornos de la columna vertebral y circulatorio, varices, estreñimiento, dispepsia, insomnio, gastritis, ansiedad y angustia, son remediables mediante la práctica regular.

“El yoga físico es excepcionalmente ansiolítico y sus técnicas sedan el sistema nervioso autónomo. Las técnicas de concentración, meditación y autoconocimiento favorecen la armonía psíquica, resuelven conflictos internos, tranquilizan la mente y las emociones y previenen desordenes emocionales”, añadió.

“Nos parece interesante y oportuno abrirnos a otra mirada hacia aquello que llamamos enfermedad´. La medicina integradora concibe a la enfermedad como un ´mensaje del alma´. Los síntomas resultan indicadores, llamados de atención que nos envía nuestro espíritu cuando se rompe el equilibrio cuerpo-mente”, completó la instructora de Hatha, Astanga y Kundalini Yoga.

Ana Julia Sartor asegura que las personas pueden escuchar, abrazar y atender una “enfermedad”, en lugar de luchar contra ella, aún con las dificultades que esta pudiera presentar, y seguir su mensaje, interpretándolo, como una oportunidad de crecimiento.

“Se trata de aprender a leer los mensajes que nos transmite nuestro cuerpo y nuestra mente a través de la sintomatología y las emociones”, relató.

“La medicina psicosomática nos dice que la evolución de la enfermedad depende fundamentalmente del propio paciente. La curación consiste en tratar al Hombre, como un ser bio-psico-social-espiritual, y no a la enfermedad”, enfatizó

Esa corriente de pensamiento no solo se considera válida para las enfermedades, sino también para los dolores, molestias, malestares y “accidentes”.

“Resulta necesario prestar atención a los ´accidentes´, por más pequeños que sean. Una caída, una torcedura, un corte…pueden ser señales de nuestra alma, de nuestro ser más esencial, diciendo: pará, prestá atención, por ahí no, observá la situación antes de actuar”, graficó Sartor.

A través de la práctica sostenida del Yoga, las personas van adquiriendo y desarrollando una capacidad de escucha, atención, conocimiento y discernimiento, para reconocer lo correcto y lo incorrecto.

“Citamos al maestro Pattabi Jois diciendo: ´En Yoga es mucho mejor 99 por ciento práctica y 1 por ciento teoría´. Antes de creer ciegamente en esto decimos: ¡haz tu propia experiencia! Lo sagrado que hay en Mí, honra lo sagrado que hay en Ti. Namaste”, finalizó la profesora e instructora de Hatha, Astanga y Kundalini Yoga, Ana Julia Sartor.

De la Redacción de Diario Cafayate