Cultura Octubre 18, 2017

Yoga y Meditación

yoga y meditacion beneficios y efectos fisiologicos

CAFAYATE (redacción) – Ante todo la Meditación es un estado, y un estilo de vida. Muchas veces confundimos la técnica con el objetivo, el mapa con el territorio, nos quedamos más en la forma descuidando el contenido, atendemos más al “qué” que al “cómo”.

Resulta que todos los seres humanos en algún momento de nuestras vidas experimentamos el estado meditativo. Se trata de encontrarnos completamente unidos, absortos, compenetrados en aquello que estamos haciendo, sintiendo u observando. De manera que no hay división ni dualidad con “lo otro”. Somos Uno con Todo. Como sucede en el mundo espiritual del cual venimos.

Sucede que la mayoría de las veces transitamos estas experiencias de manera inconsciente (como la mayor parte de nuestras vidas) y nos perdemos, nos desconectamos, de aspectos más profundos y esenciales de nuestras vidas (pre)ocupados, distraídos en otras cosas.

La sabiduría del Yoga nos propone incrementar nuestra conciencia y atención, expandirla, ampliarla, y acceder a estos estados de meditación de manera consiente, lúcida. Y más aún, extenderlos a nuestra vida cotidiana.

Cuando re-aprendemos a mirar, a sentir (con todos nuestros sentidos), a tomar puntos de vista, más conectados con nosotros mismos, con lo que realmente pensamos, sentimos y queremos, y con una mirada más objetiva del mundo que nos rodea, las relaciones y vínculos que van apareciendo y vamos sembrando, con todo lo que hace a nuestras vidas, todo se amplia y cobra otra dimensión.

Dicen las tradiciones de sabiduría de distintas culturas que estamos dormidos, que pasamos la mayor parte de nuestras vidas como zombis, que la vida nos sucede sin darnos cuenta.

La meditación es una invitación a despertar. Y resulta engorroso pretender definirla, pues definir es limitar, y sería querer definir algo ilimitado con nuestra mente limitada. La experiencia vale más que mil palabras.

Técnicas hay muchas, muchísimas, cada vez más. Meditación Vipassana, Contemplativa, Catártica, Dinámica, Activa, Trascendental, Zazen, Guiada, con mantras, Kirtan etc, etc, etc… Lo que personalmente recomiendo para empezar a meditar es la respiración.

La respiración es una “llave maestra”, un acceso directo a nuestro interior, un regulador natural sumamente eficaz de nuestra mente, de nuestros pensamientos. Es sabido por todos que nuestros pensamientos determinan en gran parte nuestra existencia, nuestra manera de ser y ver el mundo y lo que nos sucede. Más los pensamientos, nuestros propios pensamientos, muchas veces nos llevan de las narices, como si tuvieran vida propia y se apoderaran de nosotros.

Expandir la conciencia implica también volvernos capaces de, en un primer momento, observar nuestros pensamientos, reconocerlos, para luego poder cambiarlos, modificarlos de ser necesario.

Todo empieza en observar y darse cuenta.  Podemos decir que nuestro estado mental se refleja en nuestra respiración y viceversa. Cuando la mente es tranquila, la respiración es tranquila, y sucede lo mismo al revés, cuando estoy nervioso respiro hondo y tranquilo y la mente baja.

Sentarnos en silencio, en un lugar cómodo y tranquilo, y tan solo respirar. Cerrar los ojos y observar-sentir nuestra respiración, cómo la respiración sucede, es el ante sala a la meditación, el paso previo que puede conducirnos fácilmente y sin esfuerzo a un estado de profunda unidad y paz.

Comparto algunos beneficios y efectos fisiológicos de la meditación:

  • Reduce el estrés
  • Durante su ejecución se libera melatonina y DHEA (hormonas del rejuvenecimiento y antiage)
  • Facilita abandonar malos hábitos y adicciones.
  • Silencia al cuerpo y la mente y nos conecta con nuestro verdadero Ser
  • Crea una mayor paz y espacio interior
  • Mejora el descanso
  • Desarrolla el potencial intuitivo
  • Mejora la concentración
  • Elimina la fatiga
  • Permite ir más allá del juicio
  • Permite tener mejores relaciones
  • Permite experimentar estados más elevados de conciencia
  • Permite acceder a mayores niveles de energía
  • Mejora los hábitos alimenticios
  • Incrementa la percepción sensorial
  • Permite liberar toxinas de nuestra fisiología
  • Disminuye el dialogo infértil interno
  • Desarrolla la capacidad de tomar decisiones correctas
  • Despliega la creatividad pues crea espacio

Los beneficios que nos brinda la meditación son suficientes para que se conviertan en un sano incentivo para iniciar la práctica.  ¡Empieza ya!

OM-SHANTI

Profesora, Ana Julia Sartor, Prana Yoga Cafayate